Últimas entradas
Que hacer con los niños durante la cuarentena

CONSEJOS PARA ENTRETENER A LOS NIÑOS DURANTE LA CUARENTENA

En estas difíciles fechas, en las que no tenemos más remedio que estar encerrados en casa junto a nuestros niños, podemos ver esta cuarentena como una oportunidad, por lo que, desde Olivo y paniculata, queremos proponer los siguientes consejos, a modo de tips para que sea más llevadera para padres e hijos:

TOLERANCIA Y RESPETO A SUS CAMBIOS EMOCIONALES: EL EMOCIÓMETRO

La tolerancia es fundamental para entender los malos momentos de los niños, especialmente cuando llevan días sin salir de casa. El cansancio o la irritación puede dar lugar a rabietas y/o reacciones imprevisibles de los pequeños por la obligada cuarentena, por lo que tenemos que pensar que el niño no suele gestionar bien sus emociones y debemos ayudarle a gestionarlas para adaptarnos a sus cambios de humor.

Así, por ejemplo, ante una rabieta, contestación o impulso violento, elevar la voz solo sirve para perder nuestros argumentos. Para los pequeños, se puede tener preparado un rincón con el fin de que se relaje y tranquilice (tal como ocurre con las hamaquitas de las Escuelas Infantiles), un “sombrero de la calma” (cualquiera vale) o respiraciones dirigidas para relajarse; para los de más edad, se puede “crear” una silla para pensar, lo que supondría el retiro obligado para él o ella para que reflexionen sobre su actitud. Como premio a su cambio de actitud, una vídeollamada a familiares o amigos para fomentar esa socialización más allá de padres y hermanos, por ejemplo.

Una de las actividades más novedosas es crear conjuntamente un emociómetro de manera totalmente artesanal y con arreglo a las emociones más comunes para él; modelos hay muchos, pero lo importante es que el niño sea capaz de identificar sus emociones y estados anímicos para poder superar sus incertidumbres. Si a ello le sumamos la lectura diaria de cuentos, incluyendo sus preferidos, podremos utilizar las tarjetas, caritas o “monstruitos” del emociómetro, identificando nuestras emociones con la tarjeta correspondiente o medidor de estas, para que, por imitación, comience identificando primero las emociones de los personajes de los cuentos para, después, poder identificar las suyas, al principio del día, en momentos puntuales o después de la lectura de los cuentos. Os puede servir de punto de partida para que personalicéis vuestro propio emociómetro en la siguiente página. emociónomentro 

Cuentos para crecer

CREAR ESTABILIDAD A TRAVÉS DE RUTINAS PRESENTADAS LÚDICAMENTE

Las cosas que no tienen precio suelen tener gran valor, pero hay que saber dárselo. De este modo, podemos convertir las actividades rutinarias de los niños en lúdicas y especiales para ellos, pero programadas, en la medida de lo posible, para crear seguridad y estabilidad en nuestros retoños.

Si nuestros hijos tienen menos de 6 años, podemos aprovechar para crear rutinas cercanas a las de su cole, repitiendo esas palabras mágicas que ellos conocen del cole para aplicar las rutinas. Hay muchas fórmulas por internet, pero a veces son ellos quienes mejor pueden recordarnos aquellas canciones para rutinas, palabras mágicas que dicen en el cole, a modo de cantinela, mientras realizan las actividades. Si no las recordáis bien, siempre podéis enseñarles vuestras canciones de infancia o improvisarlas, creando frases rimadas. En última instancia, podéis acudir a enlaces para participar con ellos en sus rutinas, como el siguiente, que recoge canciones para rutinas y actividades, pero también para recordar conceptos aprendidos en el cole: Enlace

imagenes educativas

Para los mayores de seis años, además de los consabidos deberes, crear rutinas de forma compartida también es posible, estableciendo una programación de momentos comunes (como comidas, juegos de mesa, manualidades y demás) y otros más personales, en los que podemos ejercer de educadores: aseo, deberes, recoger la habitación o hacer la cama, por ejemplo. La idea es que no perciban la cuarentena como vacaciones, sino como otra forma de seguir con las directrices del cole, pues, cuanto más normalidad haya, mejor adaptación de los niños a las nuevas circunstancias que les rodean.

ALTERNAR MOMENTOS DE ACTIVIDAD CON OTROS MÁS RELAJADOS, PARA COMPENSAR

padre y hijo

Especialmente a partir de los dos años, es fundamental adaptar las actividades alternándolas por momentos que se complementen y pequeñas “salidas” al aire libre y/o a un improvisado “patio”. Así, por ejemplo, antes del almuerzo conviene realizar estiramientos usando canciones que conozcan sobradamente. Quizás podáis descubrir con qué facilidad repiten vuestros movimientos corporales y los interiorizan en muy pocos días. Debido a la gran energía de que disponen, después del almuerzo, hemos de compensar su inacción, pues necesitan actividades de tiempo libre para jugar con sus juguetes o con los que podemos ir creando de manera artesanal estos días, con la posterior recogida de manera lúdica. Posteriormente, podemos establecer momentos de relajación, realizando o con clases de cocina fácil y preparación de la mesa de manera conjunta. Para los más peques, se pueden sustituir algunas actividades por su siesta matinal o vespertina, en la hora establecida.

Por la tarde-noche, el niño está más habituado a estar con su madre y/o padre, por lo que intentaremos seguir su ritmo pero introduciendo novedades; así, podemos hacer fáciles disfraces y disfrazarnos con ellos, compartir el visionado de película, los puzzles o los juegos de mesa (adecuados a su edad) y sustituir las salidas a la calle por la hora de asomarnos a la ventana, balcón, terraza y, en el mejor de los casos jardín. Incluso se puede crear un improvisado patio, disponiendo sus juguetes más grandes en el pasillo o en una zona amplia para que los niños sientan que llega la hora del patio. Los momentos de relajación permiten la lectura de cuentos, la creación de álbumes de fotos y el diálogo reposado con ellos, que tanto necesitan comunicar sus intereses y situaciones.

 

FOMENTAR LA CREATIVIDAD A TRAVÉS DE ACTIVIDADES MANUALES CREATIVAS

Los niños y niñas tienen la facultad de disfrutar como nadie del proceso creativo de sus dibujos, composiciones con gomets o manualidades, e incluso cualquier cosa que podamos transformar en un juguete, instrumento musical o elemento decorativo que después se utilice en casa puede ser un gran aliciente. En este sentido, podemos recurrir a ideas más clásicas, entre las que podemos destacar: la botella de detergente para crear un tambor de fácil manejo, el papel continuo para pegar gomets, dibujar o colorear; los socorridos macarrones pintados para collares y unidos por hilo-goma (más cómodo para pulseras); la masa casera de pan, bien añadiendo un poco de témpera para dar color, pues se modela mejor que la plastilina, bien creando con moldes pastas para meter al horno; los rollos vacíos de papel cocina para crear y pintar improvisados catalejos; los portarretratos hechos con cartones pintados o superponiendo materiales encima, a modo de collage… Y si os faltan ideas para tantos días, podéis utilizar las fuentes de internet para recoger propuestas para pintar, modelar, esculpir, crear macetas, pins, marca páginas e imanes, entre otras opciones novedosas, pero lo más importante es que ellos sientan que, al igual que su maestro-a, valoramos tanto su elaboración como el resultado.

 

niños dibujando

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Logo Olivo Y paniculata

© 2019 – Olivo y paniculata